22 de diciembre de 2012

Es Sanidad, Mr. Scrooge



Apelo a sus conciencias, señores dirigentes: cargos de la Administración o de los consejos de administración de las empresas adjudicatarias de nuestros servicios de Salud Pública.
No importa que sea Navidad, cualquier día del año es el mejor para realizar una buena acción, aunque para los servicios imprescindibles como el que se presta para la salud de las personas las acciones de la Bolsa son inversamente proporcionales a la calidad del servicio prestado. Aunque, eso sí, sí se pueden vender como caridad. Pero eso es otra cosa.
Les conmino a que hagan una buena acción: desistan de sus planes “de externalización”, desistan de sus planes de ganar más dinero en detrimento de la salud de las personas que les saludamos por la calle, que compartimos sus miedos y sus esperanzas, que les podemos ayudar cuando se sienten afligidos... Cuenten con nosotros para vivir en un mundo real, con sus penas y sus alegrías, inmersos en sabiduría y bondad humanas. Acuérdense de sus principios, de aquéllos que les hacen sonreír y disfrutar de las personas de bien. Confíen en la naturaleza humana, crean en el bienestar de su comunidad, creen con nosotros un Estado del Bienestar, crean en ello sin lucrarse por estos medios.
Su calidad es su calidez para la mayoría de nosotros, no nos abandonen por unos cuantos millones de euros. Sabemos que pueden hacerlo, aún están a tiempo.
No se dejen corromper por lo material, no traten de engañarse creyéndose el miedo por un futuro peor. Puesto que gran parte del futuro de todos nosotros está en sus manos. Saben que un componente de la felicidad está en sentirse bien con quienes les rodean, en la reciprocidad de la generosidad. No es caridad, ni tiene por qué ser Navidad, es la senda de nuestra especie: mejorarnos entre nosotros.
Saben que la mayoría de las personas somos gente de bien, que intentamos serlo cada día. A veces nos dejamos tentar por lo fácil, pero no tratamos de aprovecharnos casi nunca; no robamos medicamentos, no vamos al médico sin causa justificada, no queremos caer enfermos... Lo saben, confíen en nosotros, porque nosotros, en Democracia, confiamos en ustedes, los que les votaron y los que no, los que estarán de acuerdo con los fines de las empresas privadas de salud y los que no.
Háganse ese regalo y luchen por nosotros. Hagámonos ese favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes añadir tu comentario aquí: